¿CUÁL ES LA EDAD DE LA VEJEZ?

La esperanza de vida de las mujeres colombianas es de 83 años, mientras los hombres del país aspiran a vivir 76. Así lo indican las estadísticas reveladas por la Organización Mundial de la Salud, en 2014. Partiendo de estos cálculos de expectativa de vida, el médico psiquiatra Patricio García apunta que “se es adulto mayor a partir de los 65 años”. No obstante —anota— cada quien tiene su propia velocidad de envejecimiento y la forma de envejecer no es homogénea en la población, depende de factores genéticos y epigenéticos, siendo estos últimos los que hacen referencia al estilo de vida y hábitos de cada uno.

“Aquellos que abusan del alcohol y otras drogas tienen un envejecimiento más acelerado y mayor riesgo de presentar un trastorno mental, como depresión o esquizofrenia”, dice el experto, agregando que “la expectativa de vida de la gente con trastornos mentales severos es 20 años menor que la población en general”. Para el cirujano plástico, Carlos Merlano, la vejez puede iniciar a partir de los 50 años. Sin embargo, sostiene que los procedimientos quirúrgicos de rejuvenecimientos ahora son más tardíos, debido a los diferentes productos —como toxina botulínica y ácido hialurónico— que hay en el mercado para ocultar la vejez. “El rejuvenecimiento de ojos , por ejemplo, suele hacerse entre los 35 y 45 años, con sustancias o láser. Entre los 45 y 55 años es la edad de un rejuvenecimiento facial total”, afirma el cirujano. Desde su experiencia como especialista en rejuvenecimiento facial, comenta que hay pacientes de 60 años que quieren operarse sin antes haber recurrido a algún procedimiento estético y el cambio suele ser drástico. “La mejor cirugía plástica es la que no se nota”, dice. Mejor aún es cuidarse desde joven. “Un tratamiento a los 15 años para tratar el acné evitará secuelas que con el tiempo hacen lucir más viejo”, comenta. La edad cronológica —que da cuenta del tiempo de vida de los organismos, registrado en el calendario— debe diferenciarse de la edad biológica, que hace referencia a la reserva funcional de los órganos y sistemas del cuerpo.

En relación con esto el médico especialista en endocrinología, Joaquín Armenta, agrega que la etapa de menopausia y andropausia —en el caso de la mujer y el hombre respectivamente— puede marcar el inicio del envejecimiento, en la medida en que dicha etapa coincide con el deterioro que empiezan a sufrir los sistemas del organismo. En palabras del siquiatra García, “el envejecimiento es un proceso biopsicosocial complejo. Si bien el periodo de existencia varía entre los seres vivos, el hombre ostenta el más extenso, por la capacidad de usar su cerebro para prolongarlo, incluso, para rejuvenecer”. “Cuidamos con especial esmero la figura (del cuerpo), luciendo buenos maquillajes y costosa ropa, pero al cerebro no queremos cuidarlo, después él nos castiga con la enfermedad del olvido, el Alzheimer”, dice, refiriéndose a una de las patologías que más suele traer consigo achaques de salud en la vejez.

¿Por qué tanto miedo al envejecimiento? El psiquiatra García responde que “el único temor que experimentamos los humanos es el temor a la muerte, todos los demás son una derivación de este, luego, si temes a envejecer es porque este proceso nos acerca, lenta pero inexorablemente, a la muerte”. Aún así, hay quienes afirman no temerle a la vejez. Amparo Grisales, por ejemplo, alguna vez le dijo a revista Semana que eso no le asusta. “Si tengo el cuerpo y la energía que tengo, no me siento vieja”, expresó la actriz, convencida de que “la belleza no se inyecta, se proyecta”. Ser activo, la clave de la eterna juventud Actividad física Mantenerse física y sexualmente activo con una alimentación saludable garantiza más la juventud que cualquier terapia de rejuvenecimiento, basada en productos comerciales. El sexo El orgasmo es el principal liberador de endorfina, una sustancia altamente beneficiosa para el organismo. Por lo tanto, tener sexo continuamente brinda la sensación de bienestar y juventud. Buenas defensas Cuando el ser humano vive ejercitándose el sistema inmunológico se mantiene en mejores condiciones, evita quebrantos de salud constantes y prolonga aún más el tiempo de vida.